Subzeros por doquier

La primera vez que viajé a Japón, el verano del 2008 fue una de las cosas que más me llamaron la atención.

Personas y personas y más personas con máscaras blancas en la cara.

Nada más bajar del avión en Narita, unos simpáticos agentes me dieron unas máscaras tras pasar el primer control. Me hablaron en japonés y no entendí una mielda. ¿Para qué necesito yo una máscara blanca?, me pregunté. ¿Qué leñes está pasando allí afuera para que me tenga que poner yo una máscara?

Una vez salí fuera del aeropuerto comencé a ver personas y más personas con ella puesta. He de comentar que mi primera visita a Japón yo estaba más bien “virgen” en cuanto a la cultura oriental se refiere, así que poca idea tenía del tema. De las primeras cosas que hice fue preguntar el porqué a un nativo compañero de la vida que fuimos a visitar (yo y un par de compis) por qué todo el mundo parece estar enfermo. ¿Tanta gente está enferma? “¿Tanta gente sufre de alergia?, “Los japoneses son tal vez unos obsesos de la limpieza y los gérmenes? ¿Acaso quieren emular al ya fallecido Michale Jackson?

La respuesta fue muy clara y muy asombrosa. Al menos a mí me dejó bastante sorprendido. Cuán cívicos y educados pueden llegar a ser estas personas. Algo que creo que no ocurre en muchos países.

Los japoneses suelen usar estas máscaras por varias razones. Muchos parece ser que padecen de alergia, y se tapan la nariz y la boca por precaución. Pero lo más grande es que la gran mayoría usan estas máscaras porque están acatarrados, costipados,  resfriados, o como lo queráis llamar. Se tapan……para no contagiar a los demás!!

Impresionante ¿verdad? Otra lección de civismo y buen comportamiento en sociedad. A mi desde luego me parece digno de elogiar. Son grandes estos japoneses.

Hay otras personas que usan estas máscaras también por precaución, y otros para evitar la polución (que aquí abunda, por cierto).

Lo cierto es que para los guiris que recién aterrizamos este hecho impacta al principio. Y en ocasiones, podría decir, crea un efecto de acongoje. Las caras con máscaras me provocan cierta “alarma” interna. ¿Estará habiendo una cepa de esas por aquí? ¿La central de Fukushima estará ardiendo?.

La imagen de los japoneses con las mascarillas también inspira un poco de terror. Las caras, ya hieráticas de por sí, se vuelven todavía más inexpresivas. Da un poquito de canguele. Me imagino quitándose las máscaras y que aparezca una calavera debajo de ellas. Esto ya es una percepción más que personal claro está.

Las máscaras las hay de todas los tipos y colores, aunque las que más éxito tienen son las estandar, blancas con gomilla. Ejemplo.

He visto máscaras rosas, y máscaras Hello Kitty, máscaras con dibujitos de anime (con Doraimon o Pikachu incrustados), y máscaras de diferentes colores (hasta rosas). Pero yo soy fan de unas que se ven menos y que tienen más diseño e inspiran bastante terror a quien las usa. Al menos a mi siempre me da un poco de respeto cuando veo a una persona usándola (especialmente las abuelas, no sé por qué).

Son las llamadas máscaras Subzero (término con copyright protegido por mi mismo y mi mecanismo). Aquí os dejo un ejemplo.

La foto la saqué sin el consentimiento del modelo pero quería robarle su alma para la eternidad con el fin de poder compartir con vosotros esto que ronda en mi cabeza.

Y no, no soy ningún freaki de los videojuegos, pero conozco este personaje (Subzero) de Mortal Combat, y se me asemeja muchísimo a las personas que usan estas máscaras. Siempre que veo alguno me lo anoto mentalmente (“ahí va otro…”).

Estas máscaras, como ya he comentado, están más elaboradas. No poseen gomilla, sino una especie de “resortes” (vale, me estoy flipando) que unen la boca con la nuca creando un efecto de máscara de gas.

Por cierto, lo más curioso es que esto de las máscaras se usa también DENTRO del entorno laboral. No está para nada mal visto. He visto a gente en sus puestos de trabajo y en sus oficinas, trajeados y con sus máscaras. En las tiendas igual, en los colegios, etc…

Aquellos que tengan planeado visitar este país os animo a que contéis cuántas personas podéis ver en un día con la mascarita puesta. Posiblemente os falten dedos para contarlos a todos (da igual la época del año).

Saludos queridos lectores.

Anuncios

1 Response to “Subzeros por doquier”


  1. 1 Krakmann febrero 17, 2012 en 12:13 pm

    Salud!

    A mí el asunto me impresionó dos veces: una, cuando vi a una compañera de ofi con ella puesta currando todo el día, se hace muy raro, es como tener a un encapuchado al lado. La segunda, más todavía, cuando me atendió en una tienda un tío con la cara así tapada. Es difícil expresar lo raro que te sientes hablando con alguien a quien no le ves la boca.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




febrero 2012
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829  

Haga click para poder recibir las novedades de este blog en su e-mail


A %d blogueros les gusta esto: